Breve comentario sobre el Jibarito tocando güiro, boceto para El Velorio de Francisco Oller

Breve comentario sobre el Jibarito tocando güiro, boceto para El Velorio de Francisco Oller

Por: Raúl Guadalupe de Jesús

IMG_0968

Jibarito tocando güiro de Francisco Oller

                Jean Casimir en sus importantes obras La cultura oprimida (1980) y en La

invención del Caribe (1997) define el proceso histórico social de las Antillas como uno

marcado, todavía hoy, por la dialéctica de la plantación/contraplantación. Los

colonizadores euroccidentales (Europa/USA) han tenido control de las estructuras

productivas, pero no han podido extender esa hegemonía en todos los poros del cuerpo

socio-cultural antillano. En ese espacio de libertad relativa se ha desarrollado la

contraplantación construyendo una historia transversal (Glissant). La contraplantación ha

dado pie a las distintas identidades caribeñas (horno heterogéneo transmutativo de lo

nuevo). Esa productividad cultural de la contraplantación forjó, y forja, una cultura

popular, una estética visual y literaria propias, autónomas y en desarrollo permanente.

 

La cultura puertorriqueña con sus particularidades antillanas se ha forjado en el

proceso de la contraplantación. La pintura de Francisco Oller, El velorio, es una muestra

visual de lo que fue la cultura puertorriqueña en el siglo XIX. Las culturas no son

estáticas ni funcionan en el proceso histórico como bolas de billar, más bien son procesos

porosos que se transforman en un proceso de ruptura y continuidad. Me llama la atención

un cuadro que Oller realizó como boceto para la obra mayor, titulado Jibarito tocando

güiro. En este boceto vemos a un jíbaro negro puertorriqueño tocando un instrumento

antillano en una pintura que terminó de realizarse en 1893.

 

La actividad que se proyecta en el cuadro maestro, la celebración de un velorio

baquiné, tiene raíces africanas y españolas. Esta se transforma en una actividad propia de

la contraplantación de la cultura popular puertorriqueña. El título del boceto como la

acción del jibarito en este cuestiona con solo mirar-ver-observar las tesis hispanófilas y

negrófilas que se han desarrollado en la universidad colonial a lo largo del siglo pasado.

 

La extrapolación acrítica de teorías y marcos conceptuales de los centros

metropolitanos  de estudio (Europa/USA), para la investigación y el estudio de nuestro

proceso cultural y estético, han empañado aún más el estudio, comprensión y

entendimiento de nuestra cultura, nacida y forjada en el proceso de la contraplantación.

La cultura puertorriqueña como la entendieron la mayoría de los intelectuales y

artistas puertorriqueños desde el siglo XVIII hasta Luis Llorens Torres, por poner un

límite, fue concebida como una cultura mulata y antillana; ni española, ni taína, ni

africana. En nuestro horno transmutativo de lo nuevo hemos transformado todos esos

elementos, esas corrientes en una cultura singular.

 

Palés en su poética histórica nos pudo ver en su Ten con Ten. Logró plasmar en el

lenguaje nuestra antillanía. Oller, en El Velorio como en el Jibarito tocando güiro, nos

presenta una imagen de la cultura antillana puertorriqueña que desdibuja las

especulaciones historiográficas oficiales sobre la dicotomía pigmentocrática de nuestra

identidad.

 

El jibarito de Oller es un puertorriqueño negro en la ruralía puertorriqueña. Su

imagen rompe con la visión colonial del jibaro tradicional como el blanco de la montaña

y el negro de la costa. Esa dicotomía ha llevado a la formulación de especulaciones

históricas de la existencia de dos naciones o de dos culturas que nunca conformaron una

nación antropológica. También, ha sembrado la idea de nuestra irremediable e

insuperable diferencia con el resto de las sociedades antillanas y caribeñas. Nada más

lejos de la realidad histórica social del Caribe. En nuestra geografía vital los negros y

blancos mulatos puertorriqueños se han cruzado a lo largo y ancho de la misma. Para

muestra un botón basta y esta pintura de Oller lo evidencia.

velorio

El Velorio de Francisco Oller

Anuncios

Acerca de raulguadalupedejesus

Profesor de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Bayamón y del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe Historiador, ensayista y poeta Publicaciones: Poesía El tierno vidrio de la noche, Ediciones Huracán, 2006. Alfileres del ingenio, Editorial Tiempo Nuevo, 2010. Historia Sindicalismo y lucha política: Apuntes sobre la historia del movimiento obrero puertorriqueño, 1969-1972, Editorial Tiempo Nuevo, 2010. El desarrollo de la memoria histórica en Puerto Rico, ensayo publicado en la revista española La Página, titulada Puerto Rico, Puerto Rico, Número 83-84-85, I, II, III, 2010. Ensayo El evangelio de Makandal y los hacedores de lluvia: Ensayos de literatura, historia y política del Caribe, Editorial Tiempo Nuevo, 2015.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s